sábado, 22 de noviembre de 2008

La Prostituta

La prostituta.


Cansada como siempre lo estuvo, la mujer con senos de plata desabotonó con cautela su blusa gastada… Callado el hombre desde el umbral de la puerta cerrada, observó los cojines brillantes tornasolados y la exuberante mata de cortinas sucias de la ventana…

- Pon el dinero sobre la mesita –le ordenó con voz ronca de tanto fumar.
Así como ella ordenó él lo hizo con sumisa timidez, se sentó en la orilla de la cama como para no desordenar, al girarse para ver a la seca mujer esta yacía a su lado con las piernas abiertas monumentalmente y una expresión bastante desgarradora en el rostro.

Él se sacó la chaqueta gastada y remendada y se la puso encima como cubriendo un cadáver.

- No, yo no vengo a eso señora.

Ella con su rostro blanco surcado de arrugas ocasionales arqueó las cejas asombrada y entre abrió la boca pequeña.

- ¿Entonces a que viene uste’?

- Yo sólo vine a ofrecerle un trago de whisky y hablar sobre la vida…

Ella se largó a reír, con una estruendosa bocanada y la boca abierta a sus anchas… de la risa gozosa pasó a la risa forzada, de la risa forzada a la risa histérica… de la risa histérica a los lamentos sofocados…y así con un torrente poderoso las lagrimas le fluían desbocadas por la cara…

- ¿Señora quiere que me vaya?

- No… has algo mejor, vete hasta ese anaquel y saca los cigarrillos… la vida es larga y siempre hay cosas que contar…

Hablaron toda la noche… ella no le cobró cuando se pasaron de la hora, al contrario…lo invitó a venir más seguido…

Años más tarde cuando la prostituta murió. Él fue el único que la lloró, porque en esas noches de interminables conversaciones, él la había buscado…

Había viajado kilómetros y cruzado océanos… lloraba por lo mucho que la había extrañado toda la vida…

Metió la mano a su bolsillo y ahí apretó el retrato oscuro y antiguo de ella…el único recuerdo que tuvo de niño, de lo hermosa que había sido su madre...












Esta obra está publicada bajo una Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.0 Chile de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/cl/.



4 comentarios:

Alohran Leonheart dijo...

Es un texto tuyo mi niña?

Me encantó. Yo tengo un proyecto similar en carpeta aún que en algún minuto subiré =P.

Felicitaciones si es el tuyo, en especial por el final =D.

Te agrego a mis blogs favoritos... y te invito a sumarte en la lectura y comentarios del mío (y entre los seguidores que salen arriba a la derecha, ajaja =P)

Besos miles!
A.-

Lestat_De_Lioncourt dijo...

Me quito el sombrero. Me gustó bastante la historia y es algo que puede ocurrir facilmente...aunque no nos demos cuenta.

un saludo

Ricardo Peña dijo...

Ya te dije lo q pense cuando lei tu historia... ya sabes lo q pienso de tus creaciones... pero nunca esta demas repetirlo.
Escribes muy bien y llegas a la medula misma.
Sigue asi Nataly que llegaras demasiado lejos =)
Se viene mi blog! ejejej

Mi Espacio dijo...

excelente narración ... cómo se te ocurrió?

como te dije empiezo a leer tu blog ... vamos en el primero
Saludos!